Bienvenidos al Blog

Bienvenidos a mi espacio personal, dedicado con mucho cariño y dedicación, a la vida en milicia, de ayer, hoy y todos los tiempos. En este blog iré colgando mis breves relatos, de esos que se escriben en momentos de inspiración, y que salen del corazón.

En ellos no hay ni motivaciones ideológicas, ni representación alguna de críticas o quejas, sencillamente son un compendio de ficciones literarias, que dedico a los españoles de todos los tiempos, que en un momento u otro de la historia de España, estuvieron, han estado o estarán vinculados con la vida en la Milicia, que han convivido con sus virtudes, sus defectos, sus emociones, sentimientos, pero sobre todo han sentido en sus espíritus, esas palabras que escribió Calderón de la Barca, y que rezaba en una estrofa aquello de "... la milicia no es más que una religión de hombres honrados...".

La espada y la pluma han sido compañeros de viaje durante toda la historia, y siempre se han respetado cuando la lid ha sido justa. Agradezco a todos los visitantes su tiempo por dejarlo aquí, y agradezco los comentarios que obviamente me servirán para mejorar
.

Todos los textos de este blog se encuentran bajo licencia legal de todos los derechos reservados al Autor, y por lo tanto, cualquier copia o difusión sin autorización ni conocimiento del autor, serán puestos en conocimiento de los servicios jurídicos. Este blog queda protegido por los derechos de autor y Propiedad Intelectual Registrada.

lunes, 8 de agosto de 2011

LA RECUPERACIÓN



-¿Tan mal está el vehículo?- Preguntaba el Brigada Morales, jefe del equipo de recuperación.

-Han dicho por radio que están a mitad de un barranco, y que la zona es mala Jefe, deben estar tirando.  Allí ya hay un par de VEC,s y algo más, pero la cosa no debe de pintar bien.- Respondió el Sargento Carmona, responsable del vehículo BMR “Recovery” .

Se dirigían por la carretera de Mostar a Jablanica  con dos vehículos, un Nissan Patrol y el BMR Recovery.  Un camión del contingente español de UNPROFOR se había despeñado por un barranco debido a un ataque con armas ligeras, al convoy con suministros que intentaba llegar a la ciudad de Konjic.

El ataque había provocado que uno de los camiones de suministros con sus dos ocupantes, se hubiera precipitado por un barranco, y milagrosamente todavía no había caído al río Neretva que amenazante esperaba para engullirlos.  Por la orografía y lo aparatoso del accidente, no se había podido llegar hasta los ocupantes, que permanecían en el camión corriendo la misma suerte que el mismo.


A dos kilómetros del lugar del accidente, una patrulla de caballería detuvo al equipo de recuperación.  Un BMR VEC estaba posicionado en mitad de la carretera, y un soldado se acercó corriendo al coche, realizando indicaciones para que se detuvieran.

-¿Qué pasa?- Pregunto el Brigada Morales.  El Soldado que era un explorador de caballería, le saludo tenuemente, y con rostro serio le respondió – A sus órdenes, mi Brigada, nos están hostigando desde ese monte de la izquierda, y no se puede pasar, están tirando a dar y hay que esperar-.

Morales miró al soldado, luego miró al VEC y luego miró al monte. – Pero… ¿Y no podéis atizarle con el cañón del 25 y zanjar el asunto?- Dijo el Brigada.  El Soldado que se había acercado a la ventanilla del Nissan Patrol, le respondió – Mi Brigada estamos esperando recibir órdenes al respecto desde la Agrupación, que no podemos responder de momento al fuego.-

Para el Brigada Morales aquella situación era inconcebible, primero andaban atados de manos en aquel conflicto, y en demasiados ocasiones se había tenido que morder los labios y apretar los puños, ante la impotencia de ver como una u otra facción, desataba delante de ellos la injusticia y la maldad contra la población civil.  Y como una  y otra vez, el Mando les había prohibido inmiscuirse en el asunto.  

Es lo malo de ser un casco azul, solo estás en medio de todo aquel infierno para mediar y poco más, pero salvo fragante ataque y de forma justificada, las balas en los cargadores…..

Un disparo rebotó en el asfalto, muy cerca del coche.  El Brigada Morales con cara de asombro no dudo – Miguel, lleva el coche a parapetarlo al lateral del VEC, que aquí nos van a dar a este paso- Le dijo al conductor del Nissan.

El conductor, de forma magistral aceleró y sitúo el vehículo paralelo al lateral del BMR del VEC, y el Recovery, le siguió, situándose de tal manera que situándose en forma de cuña con respecto al VEC, formaban un pequeño recinto “seguro” para el personal y el Nissan Patrol.

El Jefe del VEC era el Cabo 1º Viu, que andaba bastante ocupado intentando localizar el origen del fuego.  Su tirador era el Cabo Samuel, que ponía mucho empeño en el oficio, y andaba deseoso de localizar la amenaza con tantas intenciones como el Jefe del vehículo.

Otro disparo impactó en la torreta del VEC, y poco pareció importarles a los ocupantes, que ya llevaban un buen repertorio de impactos, y a cada nuevo sonido, parecía que se inmunizaban de los efectos que en otros provocaban miedo.

El Brigada Morales que andaba parapetado tras el lateral del BMR Recovey, y tampoco se asustaba demasiado, de momento parecía que el tirador o tiradores se estaban conformando con disparar a la torre del VEC, haciendo puntería en los números del vehículo o en las letras UN, que eran el blanco favorito de ciertos francotiradores serbo-bosnios y bosnio-croatas.

El Sargento Carmona, había descendido también del vehículo, y parapetado al igual que el Brigada, con menos calma, también andaba preocupado por la situación.

-El tiempo corre mi Brigada, y tenemos dos chicos colgando de un camión, y  los BMR con las eslingas no logran llegar hasta el vehículo para intentar remolcarlo-. Dijo Carmona.  El Brigada Morales lo miró con cara de pocos amigos – Venga Carmona, no me metas más presión que ya ves como estamos, que no podemos pasar.  A ver si por pasionales, nos dejamos el pellejo en el camino…hay que esperar a ver que pasa- Respondió el Brigada.

El Sargento asintió con cierta resignación.  Volvió a mirar entre huecos hacia el monte donde estaban los tiradores.

-Samuel dime que estás viendo al tirador, dime algo que ya me estoy poniendo nervioso- Le dijo el Cabo 1º Viu a su tirador.  El Cabo miraba y miraba a través del visor, y de pronto vio un pequeño resplandor, que fue el preludio de un nuevo impacto en la torre.

-Ya lo tengo mi primero, ¡¡Ya tengo a ese hijo de puta!!...mire usted a la roca blanca que queda a nuestra derecha, un poco a la derecha, un hueco que hay entre los árboles- Dijo Carmona excitado.

El Cabo 1º localizó el lugar -¿Seguro?- Preguntó.  –Seguro, he visto el resplandor del tiro, al ser una zona oscura, el fogonazo le ha delatado- Respondió el Cabo.

Viu llamó por radio al destacamento y pasó informe de situación, solicitando permiso para abrir fuego, para disuadir al tirador.  La respuesta del Mando fue titubeante, le pedía informe de situación, a pesar de haberla relatado con detalles.  El Cabo 1º insistió en los disparos con los que estaban siendo marcados, y de momento el Mando le ordenó mantenerse a la escucha y que esperase instrucciones.

El Brigada Morales desde su radio, solicitó permiso a su vez para moverse de esa posición, indicando que la misión de recuperación estaba atascada en el citado punto, donde estaban siendo hostigados.

-A ver si con un poco de caña por cada lado, alguien toma la decisión de que los chicos de Caballería puedan usar el cañón de 25 mm de una vez, y bajen los humos a estos mal nacidos que se piensan que somos una garita de feria- Dijo Morales a Carmona.

Pasó media hora, y ya los nervios del personal del Equipo de Recuperación comenzaban a salir a flote.  En cambio los muchachos de Caballería estaban concentrados, esperando la orden de poder abrir fuego, porque andaban seguros de zanjar el asunto en un par de minutos.  Pero las órdenes no llegaban, y sabían perfectamente que tal vez no llegasen.  Y que todo se acabaría cuando los tiradores se aburriesen de hostigarles.

-¡¡¡Mi primero!!! Sabemos algo o nada…- Preguntó el Brigada Morales al Cabo 1º Viu.  -¡¡¡Nada de nada mi Brigada!!!- Respondió el Cabo 1º gritando desde el interior del VEC.

Por radio, llegaban preguntas al equipo de recuperación sobre su situación, e informando que la situación del camión y de los ocupantes era crítica, y ello acrecentaba la tensión de aquellos mecánicos entregados y abnegados, que se encontraban en una encrucijada.

-¡¡¡Mi primero, vamos a cruzar y nos vamos a nuestra misión!!!, así que retírate un poco de la carretera que nosotros seguimos, ya estoy harto de esperar, dos de los nuestros están en peligro de muerte, y esto no puede seguir así- Le gritó el Brigada al Cabo 1º.

El Cabo 1º Viu, dudó, pero después de todo, sabía perfectamente como estaba la situación, y supo del peligro que corrían los compañeros del camión accidentado.  Sabía que si cruzaban los dos vehículos del equipo de recuperación, el tirador o tiradores podrían dispararles, y el vehículo ligero, el Nissan Patrol y sus ocupantes, podrían ser blancos muy fáciles.

No estaba acostumbrado a discutir, ni estaba acostumbrado a desobedecer, pero el Brigada tenía razón, o se pasaba de allí, o los del camión podían acabar en el tanatorio. De tal forma que miró al Cabo Samuel, y con mirada resuelta y arqueando las cejas, le dijo – Samu, quita el seguro, y que esos gilipollas sepan como las gasta nuestra torre TC-25-. 

No hizo falta nada más, el Cabo, liberó el seguro del interruptor de disparo, apuntó con tranquilidad al lugar donde había localizado el fuego que los hostigaba, y disparó.  Fueron 4 disparos, que levantaron una tremenda polvareda en el punto de impacto.  El Cabo 1º accionó con su mando la ametralladora coaxial del 7,62, así que la zona quedó batida por una potencia de fuego muy elevada.

No pasó nada durante unos instantes.  Cuando el humo y el polvo se disiparon, vieron la zona batida, no había nada especial, algún árbol dañado, pero poco más.  De pronto emergió de la oscuridad una figura, con un fusil en la mano.

-¡¡Jefe, no me fastidies, ha salido el tirador!!- Dijo Samuel, y Viu centro su mirada en el punto donde habían disparado, y efectivamente vio una figura que salía, fusil en mano, en actitud menos agresiva.

De pronto, todos los que andaban mirando, vieron como el tirador, ejecutaba un magistral corte de mangas, y algún que otro gesto obsceno, y se esfumó entre la oscuridad del bosque.

-Será posible... vamos….no me fastidies…será cabrón….- Dijo Viu.  El Brigada había mirado desde un punto cubierto toda la secuencia, y con más resignación que enfado, movió la cabeza negativamente, y se encogió de hombros.

-Ale, movemos, que el gilipollas ese, ya ha terminado por hoy….¡¡¡Miguel!!! no vamos, ale, preparaos para seguir-.  Dijo Morales.

El Cabo 1º Viu, ordenó al conductor del VEC moverse hacia un lado de la carretera, y se asomó por su puesto de la torre, para ver al Brigada.

-Mi primero muchas gracias, ¿te va a traer problemas el haber disparado?- Pregunto el Brigada.

-Mi Brigada, usted saque a esos chicos del camión, que es lo importante.  Ya me las apañaré para justificar los disparos, y si no, pues habrá merecido la pena… pero saque a los del camión…¡¡ Sáquelos!!-  Respondió Viu.

El Equipo de recuperación continuó su camino, el Brigada Morales miró por el retrovisor a los chicos del VEC y pensó en que poca gente hubiera actuado con tanta profesionalidad, cumpliendo órdenes hasta el final, y solo cuando ya era evidente que había que solucionarlo, decidió zanjarlo guiado por el mejor motivo de todo soldado, el arriesgarse por sus compañeros.

-Una medalla no le van a dar, pero yo le llevaré un par de botellas de vino… que el arresto se pasa mejor con un par de riojas -  Dijo sonriendo a su conductor, y el conductor le respondió – Arresto no sé, pero tengo claro mi Brigada que la próxima vez que tengamos que salir por esta carretera de la muerte, me gustaría que la escolta fueran ellos, porque sabrán que hacer en cada momento, y no nos dejarían solos si las cosas se ponen mal-.

El equipo de Recuperación se perdió por el horizonte, y los tripulantes del VEC, continuaron en su puesto de vigilancia sin otra novedad, que restar unos cuantos cartuchos del estadillo de munición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario