Bienvenidos al Blog

Bienvenidos a mi espacio personal, dedicado con mucho cariño y dedicación, a la vida en milicia, de ayer, hoy y todos los tiempos. En este blog iré colgando mis breves relatos, de esos que se escriben en momentos de inspiración, y que salen del corazón.

En ellos no hay ni motivaciones ideológicas, ni representación alguna de críticas o quejas, sencillamente son un compendio de ficciones literarias, que dedico a los españoles de todos los tiempos, que en un momento u otro de la historia de España, estuvieron, han estado o estarán vinculados con la vida en la Milicia, que han convivido con sus virtudes, sus defectos, sus emociones, sentimientos, pero sobre todo han sentido en sus espíritus, esas palabras que escribió Calderón de la Barca, y que rezaba en una estrofa aquello de "... la milicia no es más que una religión de hombres honrados...".

La espada y la pluma han sido compañeros de viaje durante toda la historia, y siempre se han respetado cuando la lid ha sido justa. Agradezco a todos los visitantes su tiempo por dejarlo aquí, y agradezco los comentarios que obviamente me servirán para mejorar
.

Todos los textos de este blog se encuentran bajo licencia legal de todos los derechos reservados al Autor, y por lo tanto, cualquier copia o difusión sin autorización ni conocimiento del autor, serán puestos en conocimiento de los servicios jurídicos. Este blog queda protegido por los derechos de autor y Propiedad Intelectual Registrada.

martes, 30 de octubre de 2012

Sangre y Hielo


-Mi Sargento…como siga respirando así nos va asesinar con el vaho….jajaja – Reía Salvador tumbado en el blanco lecho de las orillas de aquel maldito vado.

-No me jodas Salvador… que no está el horno para bollos…, que mira que los ruskis los tenemos encima, y estos sí que van a darte el paseíllo como te arrugues guripa- Le respondió el Sargento Sánchez a la vez que le castañeaban los dientes.

Todos aquellos hombres de la Compañía de esquiadores se miraban de reojo. La ventisca no dejaba ver más allá de un par de metros al frente, pero ellos, los olían, los oían, los sentían… Pero poco miedo, si después de veintidós horas de frío infernal cruzando el maldito lago Ilmen, de todas aquellas grietas con agua helada, después de todas aquellos muros de hielo que hubo de franquear, después de ver como muchos camaradas caían abatidos por ese enemigo invisible que era el invierno ruso, después de aquello, cómo una horda sin virtudes ni pasión…, iban a poder con los mejores espadas de la División…

miércoles, 25 de julio de 2012

25 de Julio Santiago, Patrón de España y del Arma de Caballería



Hoy, miércoles 25 de julio de 2012, es Santiago.  Patrón de España y de la Gloriosa Arma de Caballería, y hoy, el cuerpo me pide no contar cuentos, hoy el cuerpo me pide quitarme la boina y rezar, y sentirme orgulloso de haber tenido el honor de ser testigo de la justicia que no hace mucho se ha hecho con el Glorioso Regimiento de Cazadores de Alcántara 14, al concederle la "Cruz Laureada de San Fernando", al cual después de muchas "dadas de espaldas" a estos héroes, porque no hay otro adjetivo que describa a 691 españoles que se "sacrificaron" en aquellos días del julio y agosto del 1921, por defender la vida de miles de compatriotas abandonados y dejados a su suerte, en una interminable carrera por llegar a Melilla, a su salvación, y donde miles fueron masacrados por las hordas de salvajes rifeños.

martes, 24 de julio de 2012

EL VADO


El desorden reinaba ya en las filas de los aragoneses, todo el mundo corría a la desbandada.  Allí ya sólo se podía correr hacia el camino a Zaragoza.  Alagón, una villa a cuatro leguas de Zaragoza, y punto elegido por el General Palafox, para frenar el avance del Ejército francés, se había convertido en un infierno de muertos, explosiones, disparos, terror, desorden, desesperación.
Ya nadie obedecía a los oficiales, y todo el mundo ante semejante hecatombe, solo pensaban en correr y en llegar a las puertas de Zaragoza, donde al menos por ahora podrían estar a salvo.  Pero la caballería polaca no dejaba mucho margen…
Todo parecía resuelto, nadie veía al Capitán General, a Palafox.  La última vez lo habían visto subir a la torre de San Pedro, con varios oficiales y personas del Estado Mayor.  Pero tras los disparos certeros de la artillería francesa, nadie sabía si el Capitán General de Aragón, había salido con vida de aquello.
Para entonces Miguel, que andaba con su partida de guerrilleros por el vado del Canal Imperial de Aragón, tuvo un presentimiento fugaz, allí poco se podía hacer ya, miles de paisanos corrían despavoridos en dirección a Casetas, a las puertas de Zaragoza.

martes, 20 de marzo de 2012

Los Tiradores de Sang Atesh


El primer disparo ni siquiera llegaron a oírlo, sencillamente algo levanto polvo sobre el árido suelo de aquella maldita FOB en Sang Atesh, en Afganistán.  El Cabo primero Domingo se parapetó en los sacos terreros que quedaban a su derecha.  Fue un acto reflejo, el mismo que le llevó a quitar el seguro de su G36E, el mismo que le llevó a conectar su visor holográfico Eotech, y el mismo que le llevo en un par de segundos a situarse en actitud defensiva apuntando su fusil hacia el monte que tenía delante.

A su lado se encontraba el Caballero Legionario Cayo, que ya estaba respondiendo al fuego.  Con mucha disciplina de fuego, el legionario disparaba pausadamente pero con terrible intención.  Había localizado en su sector de tiro, un objetivo.  Apenas una mancha oscura que discurría entre unas piedras.  Disparaba secuencialmente, despacio, sin prisa, sin dejar a la mancha oscura que estuviera cómodo detrás de las piedras.

miércoles, 14 de marzo de 2012

La Huida


Los ruidos del bosque no amedrentaban a Sergio, los oía, los entendía, los descartaba. Sólo se quedaba con el ruido de las ramas quebradas, el jadeo de cuerpos fatigados, que como él seguían y seguían incansablemente detrás de su presa.

Sergio corría, trepaba, saltaba, se paraba, escuchaba, cogía aire, y volvía a correr. Sus perseguidores no daban tregua, exhaustos y cansados, sabían que él estaba cerca, y por ello esa sensación de victoria cercana, les impulsaba a seguir.